Vida práctica en el hogar, ¿sabes qué es?

¡Es ideal para trabajar en casa con los peques!
La Vida práctica es el conjunto de actividades con las que los adultos y los/as niños/as nos hacemos cargo del ambiente, de cuidarlo y de embellecerlo.
Trabajando Vida Practica, el/la niño/a adquiere respeto hacia el material y desarrolla la responsabilidad de crear un ambiente agradable, además de potenciar su independencia y autonomía y trabajar, entre otras muchos aspectos, el control de los movimientos, la coordinación óculo-manual, la capacidad de concentración, la motricidad fina de la mano y el orden mental.
Vamos a ver lo fácil que es llevarlo a casa con materiales del día a día. Os proponemos las siguientes actividades:
1) ABRIR Y CERRAR CANDADOS:
Necesitamos una bandeja con: candados de diferentes tamaños y las correspondientes llaves en un plato pequeño.
La actividad consiste en emparejar cada llave con su candado y abrirlos, una vez abiertos, los volvemos a cerrar.

2) ENROSCAR Y DESENROSCAR TUERCAS Y TORNILLOS:
Necesitamos una bandeja con un plato con diferentes tornillos de diferentes tamaños y un cuenco con las tuercas correspondientes a los tornillos.
Este ejercicio consiste en emparejar cada tuerca con su tornillo y enroscar y desenroscar haciendo giros con la muñeca y utilizando los dedos pulgar, índice y corazón (dedos de la pinza).

3) INSERTAR Y SACAR OBJETOS EN UN RECIPIENTE:
Necesitamos una bandeja con un bote con tapa que tenga agujeros y palitos de madera, o similares, en una cesta (cuantos más peques, agujeros más grandes y menos objetos para insertar; cuanto más mayores, agujeros más pequeños y mayor cantidad de objetos).
En esta actividad, el objetivo es insertar todos los palitos por los agujeros del recipiente.

4) DOBLAR PAÑOS:
Para aprender a doblar paños, lo mejor: servilletas de tela marcadas con líneas guías.
Las líneas guía nos mostrarán por donde doblar cada paño. Explicamos el primero de ellos, el que separa el paño en dos rectángulos iguales:
– Colocamos el paño sobre la mesa, estirado.
– Con el dedo índice repasamos la línea guía de doblado.
– Con el mismo dedo, señalamos los ángulos que deben unirse.
– Con los dedos en pinza de una mano sujetamos un ángulo.
– Con los dedos en pinza de la otra mano alisamos el borde hacia el otro extremo, hacia el ángulo opuesto.
– Levantamos ambos ángulos y los desplazamos hasta hacerlos coincidir con los opuestos de arriba.
¡Y ya está doblado!

5) LIMPIAR LAS PLANTAS:
Necesitamos: una planta con hojas grandes y una cesta con un vaporizador, discos de algodón en un recipiente y una esponja o paño.
Esta actividad consiste en limpiar, de forma cuidadosa, las hojas de la planta. Para ello mojamos la hoja con el pulverizador y, con el disco de algodón, limpiamos la hoja delicadamente, por delante y por detrás. Cuando hayamos terminado no debemos olvidarnos de limpiar, con la esponja o el paño, el agua que hayamos derramado.

Como veis la casa y los utensilios cotidianos nos ofrecen miles de posibilidades. Lo importante es no olvidar nunca que:
– Es esencial realizar primero la presentación del material al niño/a, para que parta del conocimiento de cómo y para qué se usa (aunque después no lo haga exactamente igual que nosotros)
– Las actividades poseen control de error, con lo cual no es necesario que nosotros le indiquemos si lo hace bien o mal, él mismo se dará cuenta.
– Debemos dejar al niño/a que repita la actividad las veces que necesite, a través de la repetición afianza los movimientos y sus correspondientes rutas neuronales, además de ¡estar concentrado/a!
– No debemos intervenir mientras se realiza la actividad, pues es importante para su desarrollo, está realizando su trabajo.
– Cada material tiene su lugar y forma de colocación, volver a ponerlo todo como estaba forma parte también de la actividad.
– Los ejercicios deben siempre ir de los más sencillos a los más complejos ¡A los niños/as les gustan los retos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *